“La desventaja del doblaje es que se pierde un poco del espíritu de la serie y los personajes”

María Basagoiti es la directora comercial de Tecnison, empresa encargada del doblaje de Cómo conocí a vuestra madre. El estudio también se ha encargado del doblaje de series de TV como Anatomia de Grey, Bones o Misfits y de películas tan conocidas como la saga de Harry Potter y las recientes Criadas y Señoras (2011) La invención de Hugo (2012). Con tal de saber más sobre el mundo que rodea las series antes de que lleguen a nuestras pantallas, hemos querido informarnos sobre el mundo del doblaje y su mercado en la siguiente entrevista.

¿Considera Cómo conocí a vuestra madre una serie de éxito en España?

Sin duda. Es una serie que tiene muchos seguidores en nuestro país. Es divertida y cada personaje está perfectamente perfilado. Es una serie que no dura mucho y es fácil de ver. Tiene un humor que podría gustar a la mayoría de la gente. Además, la consideran como la Friends de los nuevos tiempos, y eso dice mucho.

¿Qué tipo de producto (serie, película…) les reporta más beneficios? ¿Podría destacar algún título en concreto?

El producto que más beneficio da son las películas de cine. Realmente es porque a mayor producción cinematográfica, mayor presupuesto tiene, por lo que requiere más cuidado, más tiempo de doblaje, de edición, de mezcla… Se le dedica mucho más tiempo en todos los departamentos que conlleva un doblaje, y todo ese tiempo, mimo y dedicación requeridos se paga. Por ejemplo, la diferencia entre doblar y mezclar Harry Potter y una película de vídeo (A Cinderella Story) o cualquier capítulo de una serie es muy grande. Una nos puede llevar 3 meses, el resto 10 días.

¿Os han devuelto alguna vez el material o habéis tenido algún otro tipo de problema en este sentido?

Nunca nos han devuelto un material. Lo que sí que hay son muchos apuntes del cliente, cómo puede querer algo, notas o consejos.

El negocio del doblaje tiene mucha fuerza en España, pero en el resto de Europa se suele optar por los productos en versión original subtitulada. ¿Cuáles cree que son las ventajas y las desventajas de doblar películas y series?

La ventaja que veo hoy en día al doblaje es que es un producto que llega a todo el mundo, mientras que la versión original sólo llegaría a unos cuantos, y es importante crear un producto que llegue a todos. La desventaja podría ser que con los doblajes se suele perder un poco el espíritu de la serie o de los personajes. Aunque es reconocido en todo el mundo que el doblaje en España es de los mejores.

¿Cuánto tiempo pasa aproximadamente desde el momento en que se acaba una temporada de una serie en su versión original hasta que se termina su edición en versión española?

El abanico es muy grande. Hoy en día hay series que van en emisión una semana más tarde de su emisión en su país natal y hay otras que se doblan años más tarde. Es difícil decir un tiempo determinado, por lo que calcularía unos 5 meses aproximadamente.

¿A quién venden los productos resultantes, una vez terminado el proceso? (televisiones, productoras…?)

Los productos los venden las propias productoras a las televisiones o plataformas digitales. Warner vende sus productos, Disney los suyos, etc.

¿Cuales son sus mercados potenciales, a nivel geográfico?

Nuestro mercado estaría aquí en España y en EEUU casi todo. Aunque dependemos de las productoras que quieran doblar sus productos al castellano. Francia e Inglaterra están doblando mucho últimamente.

Estos mercados, ¿vienen a contratar sus servicios, o son ustedes quienes van a buscarlos?

Ambas cosas. Es verdad que tras muchos años trabajando en el sector, muchas veces te contactan ellos mismos, pero siempre hay que estar intentando abrir el mercado a nuevas productoras, nuevos países.

¿Es habitual que el vendedor ponga condiciones o requisitos sobre cómo editar su producto? (respetar expresiones de algún personaje, por ejemplo)

Sí claro, muchas veces el vendedor requiere cosas; expresiones, un tipo de vocabulario, una voz en concreto, etc. Nunca suele haber problema con las cosas que requieren, suelen ser cosas factibles.

El elenco de dobladores, ¿es cambiante o suele estar formado siempre por la misma gente? En tal caso, ¿nos podría nombrar alguno de los más reconocidos?

Se suele decir que en el mundo de los dobladores es difícil entrar, y reconozco que los grandes siguen existiendo (Ramón Langa, Patxi Aldeguer, Conchi López…) y trabajando mucho. Pero en mi opinión ahora se está abriendo paso a nuevos actores, seguramente debido a que el mercado está exigiendo nuevas voces. Por lo que diría que ahora el elenco de dobladores es cambiante.

¿En qué medida ha afectado la crisis económica a su sector?

Estaba claro que el doblaje no iba a ser el único al que no le fuera a afectar la crisis. Se nota en los precios a los que hay que doblar las series o películas. Todo tiene ahora un bajo coste, por lo que los beneficios son nulos. Las películas y algunas cosas más dan algún margen de beneficio.

“La idea de HIMYM tenía su gracia, pero después cansa”

David Campos es el jefe de redacción de TvManía, el suplemento semanal sobre televisión de La Vanguardia. Después de trabajar en otros suplementos de este diario como QuèFem? y Viajar, y en la edición española de Playboy, David ha pasado a informarnos sobre la actualidad televisiva. Nos lo explica en esta entrevista.

¿Qué peso tienen las series en los contenidos de TvManía?

La mayoría de los bloques en los que se divide la revista están dedicados a las series. Esto no es sólo porque nosotros lo queramos, sino porque las televisiones generalistas como cuatro, La Sexta o Antena 3 proporcionan la información sobre su programación con uno o dos días de antelación, mientras que las televisiones de cable, que son las que emiten más series, nos ofrecen esta información con mucho más margen.

¿Cuáles crees que son los requisitos para que una serie triunfe?

En general una serie tendría que estar bien hecha, que su historia enganchase y que hubiera la posibilidad de verla, porque si ningún canal generalista ni de cable apuesta por ella es difícil que triunfe. Aun así, no hay una fórmula mágica, porque los ránkings demuestran que se miran series muy mal hechas, en las que la historia no tiene ningún interés y los actores son malísimos… Y eso se supone que también gusta.

¿Qué aspectos positivos destacarías de Cómo conocí a vuestra madre?

Lo primero que me impactó es su similitud con Friends: un grupo de amigos que se reúne en un bar, solteros, en Nueva York…, y con los roles bastante marcados. Aun así HIMYM me pareció entretenida, la idea era fresca y tenía su gracia, pero a medida que avanza llega a un punto muerto y piensas “Bueno venga, dímelo ya”; son muchas temporadas, a lo mejor demasiadas, y hay veces que tienes que saber cortar por mucha audiencia que tengas. Así como Friends mantuvo un nivel e incluso lo aumentó, HIMYM acaba por desgastarse y cansar. Pero eso es sólo mi opinión personal.

¿Qué opinas sobre el fenómeno que una serie popularice determinadas expresiones, que luego su público utiliza?

 

¿Podrías resumirnos las últimas tendencias en series?

Parecía que Mad Men había abierto una moda de series ambientadas en los años ’50 y ’60, seguida de otras como Pan Am o The Playboy Club, pero no han triunfado tanto como parecía que lo harían. También se inició un proceso después de Lost para encontrarle sustituto, pero ninguno acabó de cuajar, y en general han ido triunfando series con temáticas muy diferentes. Pero sí que hay una tendencia general de las cadenas americanas por producir series de ficción de calidad, muy elaboradas y con un gran presupuesto detrás.

¿Cuál ha sido la serie revelación de la temporada?

 

¿Crees que Internet está robando espectadores a la televisión?

Más que robarlos, se están sumando: la gente no ha dejado de consumir televisión pero ahora también consume series por Internet. Esto es una cosa que las cadenas tienen en mucha consideración. Un ejemplo de ello es Dexter, que si ha renovado sus últimas temporadas no ha sido tanto por los índices de audiencia convencionales sino por su emisión por Internet, donde duplicaba su audiencia televisiva.