“La idea de HIMYM tenía su gracia, pero después cansa”

David Campos es el jefe de redacción de TvManía, el suplemento semanal sobre televisión de La Vanguardia. Después de trabajar en otros suplementos de este diario como QuèFem? y Viajar, y en la edición española de Playboy, David ha pasado a informarnos sobre la actualidad televisiva. Nos lo explica en esta entrevista.

¿Qué peso tienen las series en los contenidos de TvManía?

La mayoría de los bloques en los que se divide la revista están dedicados a las series. Esto no es sólo porque nosotros lo queramos, sino porque las televisiones generalistas como cuatro, La Sexta o Antena 3 proporcionan la información sobre su programación con uno o dos días de antelación, mientras que las televisiones de cable, que son las que emiten más series, nos ofrecen esta información con mucho más margen.

¿Cuáles crees que son los requisitos para que una serie triunfe?

En general una serie tendría que estar bien hecha, que su historia enganchase y que hubiera la posibilidad de verla, porque si ningún canal generalista ni de cable apuesta por ella es difícil que triunfe. Aun así, no hay una fórmula mágica, porque los ránkings demuestran que se miran series muy mal hechas, en las que la historia no tiene ningún interés y los actores son malísimos… Y eso se supone que también gusta.

¿Qué aspectos positivos destacarías de Cómo conocí a vuestra madre?

Lo primero que me impactó es su similitud con Friends: un grupo de amigos que se reúne en un bar, solteros, en Nueva York…, y con los roles bastante marcados. Aun así HIMYM me pareció entretenida, la idea era fresca y tenía su gracia, pero a medida que avanza llega a un punto muerto y piensas “Bueno venga, dímelo ya”; son muchas temporadas, a lo mejor demasiadas, y hay veces que tienes que saber cortar por mucha audiencia que tengas. Así como Friends mantuvo un nivel e incluso lo aumentó, HIMYM acaba por desgastarse y cansar. Pero eso es sólo mi opinión personal.

¿Qué opinas sobre el fenómeno que una serie popularice determinadas expresiones, que luego su público utiliza?

 

¿Podrías resumirnos las últimas tendencias en series?

Parecía que Mad Men había abierto una moda de series ambientadas en los años ’50 y ’60, seguida de otras como Pan Am o The Playboy Club, pero no han triunfado tanto como parecía que lo harían. También se inició un proceso después de Lost para encontrarle sustituto, pero ninguno acabó de cuajar, y en general han ido triunfando series con temáticas muy diferentes. Pero sí que hay una tendencia general de las cadenas americanas por producir series de ficción de calidad, muy elaboradas y con un gran presupuesto detrás.

¿Cuál ha sido la serie revelación de la temporada?

 

¿Crees que Internet está robando espectadores a la televisión?

Más que robarlos, se están sumando: la gente no ha dejado de consumir televisión pero ahora también consume series por Internet. Esto es una cosa que las cadenas tienen en mucha consideración. Un ejemplo de ello es Dexter, que si ha renovado sus últimas temporadas no ha sido tanto por los índices de audiencia convencionales sino por su emisión por Internet, donde duplicaba su audiencia televisiva.